Custodia compartida

La custodia compartida, (a diferencia de la custodia monoparental,  donde la guardia y custodia de los menores,  se concede a uno solo de los progenitores, tradicionalmente a la madre), ofrece a los padres la oportunidad de custodiar a los hijos en igualdad de condiciones y con los mismo derechos y deberes.

Esta fórmula legal permite que los hijos puedan convivir con ambos progenitores en igualdad, y que estos puedan decidir y garantizar diariamente u educación, alimento, hogar, salud y cualquier derecho o necesidad que tenga el menor.

La ley vasca que regula la custodia compartida de los hijos de parejas separadas o divorciadas fue impulsada por una iniciativa popular y aprobada en el Parlamento Vasco el pasado 30 de junio de  2016.

La Ley de Relaciones Familiares en Supuestos de Divorcio o Separación de los Progenitores garantizará a partir de ahora, las relaciones continuadas de ambos progenitores con sus hijos e hijas y de estos con sus hermanos o hermanas, abuelos y otros parientes y personas allegadas.

Para ello, recoge que cada uno de los progenitores, por separado (procedimiento contencioso) o de mutuo acuerdo, podrá solicitar al juez, siempre en el interés de los hijos, que la guardia y custodia de los menores sea ejercida de forma compartida o privativa (sólo por uno de ellos). Será el juez el que valorará en cada caso si la custodia compartida es adecuada, siempre que lo pida al menos una de las partes.

En este sentido, la ley señala que el juez, a petición de parte, aplicará la custodia compartida, “siempre que no sea perjudicial para el interés del menor” y cuando el caso reúna una serie de circunstancias detalladas en el dictamen.

Así, el magistrado deberá analizar aspectos como la vinculación afectiva de los niños a cada uno de sus progenitores, la edad de los menores su opinión y deseos, el arraigo social, escolar y familiar de los hijos, o la ubicación de la residencia habitual, en definitiva cual va a mirar por el bienestar del menor por encima del de sus progenitores

La ley impide que se otorgue la custodia compartida en caso de que uno de los dos progenitores haya sido condenado por un delito de violencia doméstica o de género contra su pareja o contra sus hijos.

La ley incluye la retroactividad en la custodia compartida, por lo que podrá aplicarse también en la revisión de los regímenes de custodia anteriores, es decir, podrán reclamarla progenitores ya separados o divorciados y con regímenes de custodia ya definidos, cuando uno de ellos o el Fiscal pida la aplicación de esta norma y el juez estime que se dan las circunstancias recogidas en la misma y sea beneficioso para los menores.

Solicita más información sin compromiso sobre custodia compartida en Delfos Abogados (Bilbao)